viernes, 23 de julio de 2010

José Martí y la simbología bíblica

La poesía de José Martí tiene claros ejemplos del uso de los elementos religiosos y bíblicos. Vale destacar su poema “Yugo y Estrella” que está lleno de una alegoría, que sin necesidad de escarbar mucho se conecta con la simbología que se utiliza en las sagradas escrituras.

Más allá de la intención que hubiera tenido Martí al escribir “Yugo y Estrella” sería interesante el análisis de los símbolos bíblicos que se usan en el poema. El sentido y significado que Marti pudiera dar a su verso, no es de tanto interés en este momento. Si, más bien, es ver los elementos, la simbología bíblica, de la que él se aprovecha para construir su discurso.

Todo el verso es un diálogo entre Martí y la Madre, que nos recuerda la estructura que se encuentran en los Salmos. El modelo que sigue autor de los Salmos es establecer una plática con Dios, que es la misma estructura usada por Martí, con la diferencia del cambio de identidad que éste hace en el que sustituye a Dios por Madre.

Miami 022 Ermita de la Caridad de Miami.  Un ejemplo del uso de la simbología secular, en este caso política,  tratada de adaptar al contexto religioso.  A diferencia del uso de Martí.

Sin dificultad podemos reconocer los dos elementos fundamentales al momento de describir la realidad: el bien y el mal. Estos vienen personificados por el Yugo que sería la manifestación del mal y la Estrella que personifica el bien.

La Madre pone delante de Martí las insignias de la vida: el yugo (el mal) y la estrella (el bien). La Madre en el momento que le toca hablar describe el contenido de los dos elementos y a que consecuencia lleva el acto de elegir el uno o la otra: “Mira estas dos, (…) éste es un yugo (…) hace de manso buey, (…) Ésta, (…) es una estrella: (…) Como que crea crece.” Esta descripción nos da elementos para que se establezca un paralelo con pasajes biblicos como el de Deuteronomio 30:15, que dice: “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;”.

También, para ilustrar más acentuadamente, se puede trazar un paralelo con una obra, que aunque no pertenezca a los cánones bíblicos, si tiene una estrecha relación con las sagradas escrituras, hablo del libro del Didaché, o la enseñanza de los doce apóstoles. El libro, que por cierto Martí con seguridad conocía, usa las imágenes de dos caminos que conducen, uno a la vida, y otro a la muerte, esquema que sin ninguna dificultad se reconoce en estrella y yugo. En el Didaché encontramos lo siguiente: “Existen dos caminos, entre los cuales, hay gran diferencia; el que conduce a la vida y el que lleva a la muerte. He aquí el camino de la vida: en primer lugar, Amarás a Dios que te ha creado; y en segundo lugar, amarás a tu prójimo como a ti mismo; es decir, que no harás a otro, lo que no quisieras que se hiciera contigo. He aquí la doctrina contenida en estas palabras: Bendecid a los que os maldicen, rogad por vuestros enemigos, ayunad para los que os persiguen. Si amáis a los que os aman, ¿qué gratitud mereceréis? Lo mismo hacen los paganos. Al contrario, amad a los que os odian, y no tendréis ya enemigos.”

Las dos imágenes importantes, yugo y estrella, están claramente representadas en la Biblia. El yugo es un símbolo esclavitud y aparece en más que contada ocasiones. El yugo es la figuración que Dios rompe para liberar a su pueblo. En el libro del Levítico, capitulo 26, verso 13, aparece esta imagen: "Yo soy el SEÑOR vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para que no fuerais esclavos de ellos; rompí las varas de vuestro yugo y os hice andar erguidos.” El uso alegórico del yugo aparece también entre los profetas del viejo testamento, así en el libro de Ezequiel, cap 34:17, dice el profeta: “Y sabrán que yo soy el SEÑOR cuando yo quiebre las varas de su yugo y los libre de la mano de los que los han esclavizado”. Al yugo se le adjudica también una perspectiva ética, en el libro del profeta Isaías, cap 58:6, se lee: “¿No es éste el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper todo yugo?”

Para referirse a la estrella en la Biblia creo que no hay mejor ejemplo que el de el libro del Apocalipsis, capitulo 22, verso16. La estrella es el concepto que se utiliza para definir a Jesucristo. “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.”

PICT1888 La cruz tiene una doble significación: el yugo y al mismo tiempo la estrella, Jesucristo, que más que liberación es redención.

No podemos terminar sin antes nombrar dos aspectos importantes. Primeramente el uso de Martí de las imágenes “yugo” y “estrella”. El “yugo” representa claramente la esclavitud, aunque el poema rompe con el sentido bíblico, cuando es Martí quien se libera a sí mismo en vez de que esta liberación venga del quebramiento de las ataduras por Dios. El uso también de “estrella” que claramente representa a la libertad, y como el caso anterior no es Dios que intercede para darla, sino que en un acto de erguimiento sobre el yugo Martí se la toma para sí.

El otro aspecto es la intención que Martí al usar esta simbología. Si partimos que el momento en que Martí escribió este verso los símbolos bíblicos estarían latentes y vivos en muchos, al menos en aquellos a los cuales parece que Martí se dirigía, que eras los cubanos más o menos ilustrados. Estos sabrían identificar de nuevo y adaptar las imágenes al efecto que Martí querría causar.

“Yugo y Estrella” es una de las obras de Martí más impactantes, quizás esté ese interés que despierta al lector en el uso de una simbología bíblica, para llevar un mensaje que está fuera de las sagradas escrituras. Esto es hablar un lenguaje religioso en un contexto secular.

1 comentario:

Raul Pi Sanchez dijo...

El "Yo" idealista y rebelde de José Martí se enfrenta, mediante su poesía ( ya sea Versos Sencillos o Libres), a la situación de un país dominado. En ellos (sus versos),Martí expresa el nacimiento de un compromiso por la independencia nacional basada en la libertad y la justicia social aunque pueda entrañar el fracaso de la lucha y sólo alcance a reparar simbólicamente la separación de la Patria. En sus versos Martí demuestra claramente su afán de libertad.. Aunque muchos lo niegan, Martí tenía una profunda religiosidad y su admiración y respeto por Jesús, al que llamaba "El Nazareno", fue notable, así como su impresionante dominio de la Biblia, destacado brillantemente por el señor Germán Diaz en este artículo. A pesar de los pesares, aumenta cada día, el número de personas que estudian la inmensa obra y el legado histórico del Gran Cubano, porque nadie puede quedarse indiferente, ante su incalculable magnitud. Gracias al señor Germán.

Publicar un comentario en la entrada