miércoles, 4 de julio de 2012

Los suicidios en Estocolmo


Pirjo Stråte, madre que sufre desde hace 15 años por el suicidio de su hijo. Foto SPES


Hace poco tuve la oportunidad de leer sobre el problema de los suicidios en la provincia de Estocolmo, en Suecia, en un articulo del periódico local Mitt i Östermalm (El Centro de Östermalm), del 26 junio pasado, firmado por el periodista Jill Eriksson. En él se daban las siguientes cifras: 3000 intentos de suicidios y 300 suicidios consumados cada año sólo a nivel provincial.

El artículo se describe la experiencia de una madre, Pirjo Stråtes, que tuvo que pasar por la terrible experiencia del suicidio de su hijo. Una mañana Pirjo encontró a su hijo, Johan, de 20 años muerto en su dormitorio, junto al joven una carta en donde explicaba que su acción era un suicidio. Esta decisión tan radical de Johan se explica a partir de su inestabilidad emocional, según el testimonio de la novia de Johan, tal como se escribe en el artículo, dice que el joven sufría de una profunda depresión.

El género con mayor representación entre las victimas del suicidio están los hombres. Según el centro de estadísticas médicas de la provincia de Estocolmo el año pasado hubo 131 suicidios consumados de hombres y 82 de mujeres. El grupo de edades que con más frecuencia aparecen los suicidios en los hombres es el de entre 25 a 44 años y en las mujeres entre 45 y 65 años.

Existen varios proyectos que tienen como objetivo la prevención del suicidio. Uno de ellos es SPES, que son las iniciales de Suicid Prevention och Efterlevandes Stöd (Prevención del Suicidio y Ayuda a los Sobrevivientes). Este proyecto está anclado a la provincia de Estocolmo y su presidente es precisamente Pirjo Stråtes. Otro proyecto que tiene que ver con la prevención del suicidio es el Spis, y que es una  abreviatura de lo que en idioma sueco llaman por Suicidprevention Inom Stockholms län (Prevención del Suicidio en la Provincia de Estocolmo). En este caso es el estado quien toma la iniciativa e involucra a la policía y personal paramédico, una enfermera que se involucra con la policía cuando se da una alarma de suicidio.

En el artículo habla de las causas de los suicidios, entre ellas que muchos jóvenes enfrentan problemas de desbalance psicológico. Algunos tienen una compleja situación en sus casas, como no tener comida, aunque no aclara si porque los padres no atienden a sus hijos o por problemas económicos. Aunque, un comentario que se puede agregar a esta información, es que lo dicho más que las causas parecen ser los efectos de un estilo de vida que en muchos caso va en contra del ser humano. El artículo no se lanza a un análisis de las causas de los suicidios.

En el caso de Cuba la tasa de suicidios se acerca al de Suecia. En un artículo de Rafael Rojas en el diario La Nación que los índices de suicidios en Cuba están muy cercanos a los de países como el de Suecia. Cuba sería la nación que más suicidios percápita tienen en el hemisferio occidental.

Considero que el artículo resulta importante, es un sobre aviso de la problemática de los suicidios. Junto con un acercamiento al drama del suicidio, que no termina con la muerte del suicida, sino que se extiende en el sufrimiento que esto puede erigir en los familiares. Tal y como lo representa el testimonio de Pirjo Stråtes, que a 15 años del suicidio de su hijo Johan, ha aprendido a convivir con la pena y el dolor que esto le representa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada