sábado, 10 de marzo de 2012

El padre José Conrado considera un acto de repudio lo sucedido en la Semana Social Católica en Miami, en el blog de Iliana Curra describen los hechos

El padre José Conrado dijo en Miami durante una conferencia en la iglesia de St. John the Apostle de Hialeah, Miami, en el marco de la Semana Social de la Iglesia Católica que le parecía estar en Cuba. La razón se debe a la forma en que un grupo de personas se presentó en una de las conferencias para preguntar sobre el tema de Cuba. Los hechos se narran en detalle en el blog de Iliana Curra, en un articulo bajo el nombre “Saladrigas, la Iglesia y la Utopía Barata”.

Según se narra en su relato, Iliana Curra se presenta en la iglesia de St. John the Apostle, en Hialeah, y encuentra que uno e los oradores del encuentro es Carlos Saladrigas, empresario cubanoamericano. Iliana Curra aprovecha la ocasión para hacerle preguntas sobre la situación de Cuba.

Como aparece en el mismo relato de Iliana Curra muchos de los presentes se molestaron de la forma en que ella y algunos otros trataron de hacerles preguntas a Carlos Saladrigas. Algunas personas presentes en la conferencia pidieron que se hiciera silencio. La situación tuvo que tomar un grado muy serio cuando el padre José Conrado, conocido disidente cubano, dijo, según la transcripción de Iliana Curra: “Estoy avergonzado de personas como ustedes. Me parece que estoy en Cuba”. Tras las palabras del padre Conrado hubo una ovación en el lugar que acontecían los hechos.

 

Los disidentes de Santiago de Cuba agradecen al padre José Conrado

La noticia desató una larga lista de comentarios en el blog de Iliana Curra, entre ellas una firmada por Francisco Escobar, quien dice lo siguiente:

Yo estaba allí y doy testimonio de veracidad de lo que se ha dicho...el Padre Conrado desgraciadamente le siguió la corriente a Saladrigas que fue el primero que lanzo una provocación diciendo que habían ido a hacerle un acto de repudio, (…)

Entrevista del padre José Conrado en el programa de Oscar Haza

Otro comentario que trata el evento desde otra óptica es Gerardo E. Martínez Solanás, él dice:

Los cubanos que allí armaron el escándalo simplemente se negaron a mantener un debate con orden y respeto. La norma de hacer las preguntas por escrito se planteó desde el comienzo cuando Helio González dijo las palabras de apertura. Esa norma incluso permitía preguntas repetidas o consecutivas (por escrito) de los mismos participantes si querían dar seguimiento al debate. Yo fui uno de estos. Los que interrumpieron repetidamente y también agresivamente al orador, faltaron el respeto de quienes respetábamosn la norma y esperábamos el turno para que nuestras preguntas tuvieran respuestas. (…)

El padre José Conrado ha tenido una actitud contestataria al régimen de La Habana y a favor de la democratización de Cuba.

1 comentario:

Iliana Curra dijo...

Habrá tenido una actitud contestataria ante el régimen en Cuba, pero aquí quien realmente no entiende la democracia es él mismo. La ovación fue hecha por todos los que de un modo u otro se plegan a la mayoría dialoguera que allí se encontraba. Incluyendo a Oscar Peña y su amigo Tomás Rguez, entre otros. Eso sí se pareció a un acto de repudio o cuando decían en Cuba: "El que no salte es yanqui", allí pudo ser: "el que no aplauda no está con Saladrigas", un usurero al estilo de la peor clase.
Gracias por leer mi blog. Esto me llegó como alerta de Google con mi nombre.

Publicar un comentario en la entrada