lunes, 9 de noviembre de 2009

Totalitarismo de Vigilia Mambisa conmemorando el Muro de Berlín

En estos días 9 y 10 de noviembre se celebran los veinte años de la caída del muro de Berlín. Para los que nos tocó vivir ese momento histórico, recordaremos siempre la esperanza que el momento nos trajo. Veíamos que el cambio se acercaba y que la sociedad cubana se renovaría, no sólo en lo material y lo político sino también un cambio hacia un mayor respeto hacia los individuos.

Al mismo tiempo recordamos con pesar que los cambios nunca se llegaron a producir, al menos los que uno esperaba. La frustración cayó aun con más fuerza cuando la situación desembocó en lo que conocimos como periodo especial que acentuó la crisis material que siempre se había vivido junto con el deterioro del respeto por la persona.

Al final se quedó todo sin cambios. En aquel momento Julio Iglesia debió cantar: “La vida sigue peor”. Los que conocieron el cambio fueron los que lograron tomar el camino al extranjero y los que determinaron aún en la Isla por disentir del gobierno, logrando uno de los cambios más importantes que es el de la forma de pensar.

En el caso de Cuba, se está a la búsqueda todavía de un fundamento para la nueva sociedad democrática. La experiencia democrática anterior a 1902 es muy poca, ya que la Isla durante el periodo colonial no se diferenciaba mucho a los Gulags de la Unión Soviética, si hay alguna otra forma de describir el esclavismo en Cuba para que se entienda mejor es esta. La sociedad esclavista no es promotora de experiencia democrática. Después de la fundación de la republica ha sido más el tiempo vivido bajo regimenes autoritarios o totalitaristas que en plena democracia. Si se cuenta que desde 1952, con la última ruptura de la legitimidad democrática, hasta el 2009 son 57 años de regimenes autoritarios y totalitarios, además hay que poner el tiempo de las intervenciones americanas después de 1902, las revoluciones de todo tipo que han existido y la dictadura de Machado. Este elemento es importante para plantearse una Cuba después del totalitarismo y tener en cuenta esta herencia para el futuro.

Los mismos actos que Vigilia Mambisa comete en las calles de Miami se cometieron durante la Revolución Cultural China. Figense que el paso que hay entre destruir libros y obras de artes y el de destruir personas no es muy largo.

Hablar hoy día de la herencia totalitaria en las sociedades que suponemos democráticas como la de Miami es hablar de Vigilia Mambisa. Ya Cuba no necesita de la caída del comunismo para tener su candidato a Luckachenko pues este se materializa en la persona de Miguel Saavedra, el come candela, mismo que dirige las acciones más retrogradas que puedan cometerse en un mundo supuestamente civilizado. ¿Existe algún motivo que justifique la quema del cuadro del pintor Manuel Mendive “Pavo Real” que se realizo hace unos veinte años atrás y de lo cual todavía se vanaglorian los que cometieron ese vandalismo?

¿Existe algún motivo que también se pueda aceptar que se quemen las camisetas de Juanes y se hagan pedazos los cd del mismo cantante? ¿Existe algo que de alguna manera justifique quemar o destruir alguna obra literaria o de arte?

Tal vez podamos escuchar que  Saavedra ordena a Vigilia Mambisa volar en pedasos a la Biblioteca Nacional José Martí por tener libro que ofenden a su ideología. De igual manera como los talibanes se sintieron ofendidos ante la milenaria estatua de Buda.

Uno se pregunta que puede significar las acciones llenas de barbarismo de Vigilia Mambisa para el futuro de Cuba. No significa tales actos que en el futuro veamos la biblioteca José Martí de la Habana devorada por un fuego dado por los miembros de Vigilia Mambisa ya que en dicho local existen libros y publicaciones que, aunque no los hayan leído, no le resulta del agrado de los mismos.

No será el futuro que nos espera en Cuba el mismo que le tocó a Afganistán con los talibanes. Pues como parece ya veremos a Vigilia Mambisa vaciando los museos de Cuba para reducir a cenizas obras de arte que a su entender le parezcan ofensivas. Como ofensiva le pareció a los talibanes de Afganistán la estatua milenaria de Buda que hicieron volar por los aires.

Bueno, hay que preguntarse, ¿hasta donde llega el límite de Vigilia Mambisa? Hay que pensar que la revolución cultural China empezó por destruir precisamente los libros que a Mao le parecían ofensivos y terminó por ejecutar personas. En esta escalada de destruir todo lo que le parezca ofensivo a Vigilia Mambisa ¿dónde empiezan ellos a destruir personas? Cual es el limite de la destrucción que proyectos ideologicos como “Vigilia Mambisa”, “Los Bolcheviques”, “El Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania” y “Los Talibanes” es muchas veces dado por las sociedades.

Si hay una sociedad que se llame civilizada no debe fomentar y si condenar las acciones de Vigilia Mambisa. Por un lado no puede decirse que las mismas son encaminadas hacia la democratización de Cuba, ninguna sociedad se democratiza con actos de barbarie. La historia nos lo ha dejado claro, ni en la Alemania de los 30, ni en la Unión Soviética de Stalin, ni en la China de Mao, ni el Afganistán de los talibanes se logró la democracia con los métodos de Vigilia Mambisa. Lo que si lograron esos métodos fue la destrucción de la convivencia humana con respeto en esas sociedades.

El Nacional Socilismo en Berlín y Vigilia Mambisismo en las calles de Miami. 

Después de veinte años de la caída del Muro de Berlín, símbolo de la esclavización comunista, no se puede hablar aún de un cambio radical en muchos de los países ex – comunistas. En algunos lugares ha servido de incentivo positivo en cuanto a respeto por los derechos humanos y las libertades individuales junto con crecimiento económico. Pero este desarrollo no vino de la nada ya que estos países que sobretodo están situados en lo que se conoce como la Europa del Este ya tenían desde antes la experiencia de una vida en una sociedad democrática. Se puede contar los casos de Checoslovaquia, Hungría y Polonia, sociedades que antes de la ocupación nazi y soviética de la Segunda Guerra Mundial gozaban de desarrollo en materia de democracia.

En otros países la herencia del comunismo se ha mantenido viva y se manifiesta en forma de regimenes totalitarios como el de Bielorrusia y otros de las antiguas republicas soviéticas de Central Asia, y de gobiernos que de cierta manera son casi totalitarios como por ejemplo el de Rusia misma. En estos países muchos de los problemas de los derechos humanos no se ha logrado resolver y las violaciones siguen de tal forma como antes del comunismo. Aunque las razones para que esta situación subsista en estos países hay que buscarlas en las raíces históricas ya que los países que más dificultades han encontrado para encontrar una vía democrática son precisamente las antiguas republicas soviéticas.

Lukachenko: La herencia que ha dejado el comunismo que se expande a regímenes como el de Chávez.

Si miramos atrás en la historia veremos que el elemento fundacional de la Unión Soviética es el imperio zarista. Un imperio sin  tradición democrática alguna y en el que sobrevivió una sociedad de servidumbre hasta casi finalizar el siglo XIX. En un momento de la historia se pudo instaurar un movimiento democrático a comienzos del siglo pasado, que sobrevivió muy poco tiempo ya que fue arrancado de cuajo por la radical revolución de 1917. Entonces uno puede preguntarse: ¿Cómo es que una sociedad de servidumbre primero y después de un rígido régimen comunista puede transitar hacia la democracia? No podemos olvidarnos que la actual Rusia, por ejemplo, está a años luz de lo que fue la sociedad de servidumbre y la estalinista, aunque hay que tener en cuenta que la herencia del totalitarismo sigue viva aún. Un dualismo con el que tienen que convivir estas sociedades.

La esperanza que se rompa el muro del comunismo en Cuba significa que se abra una era en que haya espacio para la convivencia humana. Que se respeten las opiniones de los demás aunque las mismas no sean del agrado ni la convicción de los otros. Espremos que al castrismo no le sustituya una era de mambisismo o algo en el estilo de Vigilia Mambisa, que retrase la llegada de democracia y el respeto por los valores humanos. Esperemos que se derrumbe el muro del comunismo definitivamente y se deje la herencia totalitaria donde se merece, en el basurero de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada