lunes, 6 de diciembre de 2010

Janucá en la Habana: entre judío americano preso y la apertura religiosa en Cuba

Raul Castro sorprende con su presencia en la celebración judía del Junacá, para acentuar la sorpresa ostentando una kipá. Todavía aún más sorprendente felicitando al pueblo hebreo por su valor, en una fiesta que junto con la dimensión religiosa se puede dar una interpretación política. La festividad está conectada con el solsticio de invierno pero en ella también se conmemora la derrota de los griegos a manos de los macabeos en el siglo II y la purificación del templo después que se usara para ritos paganos.

Raul Castro

La festividad, según afirma el diario “Jerusalem Post”,  tiene un gran significado ya que el gobierno cubano, encabezado por Raúl Castro mismo mantiene detenido al judío americano Alan Gross. La historia del arresto se complica más aún con la procedencia de Gross, un contratista que trabaja para la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos, USAID. Es a través de esa institución norteamericana por donde se canalizan el financiamiento que el gobierno norteamericano designa para Cuba, para las organizaciones en contra del régimen y los disidentes dentro de la Isla.

Al mismo tiempo que la comunidad hebrea de Cuba toma distancia de Alan Gross, y hace que la presidenta del templo Bet Shalom, Adela Dworin, exclamara: ``Lo más triste es que se haya querido involucrar a la comunidad judía en Cuba, que es totalmente ajena'', un grupo representando a un número de iglesias en Cuba viajó a Estados Unidos para tratar la situación del mismo Gross.

 

Janucá en la Casa Blanca, Washington

Raúl Castro no es el único presidente, que se sepa, que haya participado en tal ceremonia, en Polonia, país donde el nacional socialismo construyó las fabricas de muerte en la segunda guerra mundial, murieron millones de judios, Bronislaw Komorowski, actual primer ministro estuvo presente en una de las ceremonias. También la familia Obama participó en la ceremonia en la Casa Blanca.Bronislaw Komorowski,Michael Schudrich Presidente polaco Bronislaw Komorowski

Para muchos cubanos, de fe sobre todo, esto significa que en Cuba existe un cambio que se está dando, poco a poco. Un cambio, al fin y al cabo, que hace que la religión, en años anteriores demonizada, retorne como factor existencial y social de importancia en la sociedad de la Isla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada