miércoles, 9 de diciembre de 2009

Santa Bárbara en Estocolmo: luteranos y católicos bendicen estatua

El pasado viernes 4 de diciembre se inauguró una imagen de Santa Bárbara en Estocolmo. Con la expansión de las redes del metro y de los trenes de cercanía el presbítero católico Marian Jancarz, párroco de la catedral católica de Estocolmo y la sacerdote luterana Maria Jacobs, bendijeron las obras que se realizarán.

HPIM6910 La sacerdote luterana Maria Jacobs y el presbitero católico Marian Jancarz. 

El hecho, que puede parecer un poco insólito para un país de tradición luterana, muestra entre otras cosas como se cosechan los frutos de la labor ecuménica de años, en medio de asperezas que las distintas denominaciones no han logrado superar.

Un trabajador enfrascado en las obras del túnel y entrevistado por la prensa afirmó que la bendición de Santa Bárbara tiene un gran significado. El ambiente que se vive excavando los túneles es crudo, en medio de gente muy ruda, Santa Bárbara da la dimensión espiritual que se necesita. El grupo de excavadores lo componen hombres de distintas nacionalidades entre ellas suecos, alemanes, holandeses y eslovacos.

A Bárbara se le reconoce por la Iglesia como virgen y mártir y ya en el siglo VII la veneración de la santa estaba bastante extendida. Según la leyenda que se ha extendido era Bárbara hija de un pagano llamado Dióscoro quien la encerró con celo en una torre para preservarla de todo lo del alrededor. Pero las restricciones no impidieron que Bárbara abriera su corazón a la enseñanza de Cristo volviéndose una seguidora del mismo. Cuando su padre comprendió lo sucedido golpeo violentamente a Bárbara para después llevarla ante las autoridades de la provincia en donde se le aplicaron a Bárbara crueles torturas para que luego fuera decapitada. El padre de Bárbara es alcanzado por un rayo en camino a la casa que lo reduce todo a cenizas. Un hombre piadoso enterró el cuerpo de Bárbara junto con el de Juliana, una joven que también sufrió pena de muerte. A esta tumba acudían enfermos que eran sanados y muchos peregrinos recibían consuelo. La Iglesia tanto la griega como la romana celebra el 4 de diciembre el día de Santa Bárbara. Se le representa en pinturas con una torre con tres ventanas que significan la trinidad, la rama de palma de los mártires en una mano y el cáliz y la hostia simbolizando la sangre y el cuerpo de Cristo sacramentado.

El periódico Svenska Dagblade por su parte publicaría el 5 de diciembre pasado las opiniones de ambos clérigos luteranos y católicos referente a la presencia de Santa Bárbara en la construcción de los túneles. Para Marian Jancarz, el presbítero católico, es importante que los trabajadores estén al amparo de Dios, pero también los que viajan a través del túnel lleguen seguros a sus casas. La sacerdote luterana coincide en la importancia de la bendición ya que es un proyecto que lleva consigo diversos peligros y es importante pedir protección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada