miércoles, 23 de diciembre de 2009

Conversando con Lioudmila Siegel, presidenta de la Fundación Rusa en Suecia

El 17 de noviembre pasado en horas de la tarde tuve la oportunidad de encontrarme con Lioudmila Siegel en la ciudad de Estocolmo. Lioudmila asume la presidenta de la Organización Nacional Rusa en Suecia, y quien a su vez accedió a contestar algunas preguntas relacionadas sobre Rusia, los rusos que viven en Suecia y su visión del presidente Dimitriv Medvedev y el papel de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la sociedad de ese país eslavo.

GD: Hace unos días atrás se celebraba el jubileo de los 20 años de la caída del Muro de Berlín, ¿cuál es el significado que tú vez en este hecho?

LS: El pueblo alemán se pudo reunificar hace veinte años atrás y esto es una cosa buena. Yo supongo que lo que es bueno para el pueblo alemán lo es bueno para nosotros también. Hubo una guerra hace sesenta y cuatro años atrás y el muro de Berlín fue el resultado de esa guerra contra el fascismo.

El pueblo ruso está conciente de que el pueblo alemán sufrió tanto como los otros las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. El que realmente es responsable de la guerra es el fascismo, y es el fascismo el que tiene la responsabilidad de las consecuencias de la guerra. Yo estoy preocupada por las fuerzas que comienzan a construir un muro de mentiras sobre la contribución determinante de Rusia a la victoria sobre el fascismo y de la Segunda Guerra Mundial.HPIM6702Lioudmila Siegel

GD: ¿Cuál es el significado que tiene la visita de Dimitriv Medvedev a Suecia para ustedes los rusos? Y, ¿Cuáles son las diferencias que tú encuentras entre el presidente Dimitriv Medvedev y Vladimir Putin?

LS: La visita del presidente Medvedev es la primera de un presidente ruso desde hace 8 años. La última visita de un presidente ruso a Suecia se efectuó en el 2001 cuando Putin vino a Estocolmo. Nosotros vemos un gran significado en estas visitas que esperamos que lleven a Reinfeldt a un futuro viaje a Moscú. El objetivo es continuar con los contactos y reforzar el desarrollo que nosotros vemos entre los dos países. Se trata de los contactos comerciales que fomenta el acercamiento económico como por ejemplo la construcción del gaseoducto a través del Mar Báltico. Yo pienso que el proyecto en común hace que crezca la comprensión entre los dos pueblos y levanta el desarrollo económico en los dos lados.

Visita de Medvedev a Estocolmo,  noviembre 2009.

La diferencia entre el anterior presidente Vladimir Putin y el actual presidente Dimitriv Medvedev no son realmente grandes. Para mi no tienen grandes diferencias como políticos. Los dos tienen sólidos estudios en la universidad de San Petersburgo en la que yo misma he estudiado también. Ellos vienen de la facultad de derecho y yo misma estudié economía. Ambos, tanto Medvedev como Putin llevan una política consecuente que fortalece la estabilidad de Rusia.

GD: La Iglesias Ortodoxa Rusa es una institución que tiene un gran significado para Rusia. Yo quisiera preguntarte ¿cómo influye la Iglesia Ortodoxa Rusa en el proceso que hoy se da en Rusia?

LS: La Iglesia Ortodoxa Rusa ha estado con el pueblo y lo ha apoyado desde la llegada misma del cristianismo a Rusia. La Iglesia es influida por lo bueno y lo malo que ocurre en el país. La Iglesia no tiene ambiciones de dirigir la sociedad ni económica ni materialmente. Sin embargo tiene la Iglesia una influencia espiritual sobre el pueblo, más y más personas se vuelven hacia la Iglesia y su mensaje espiritual hoy día.

Desde Occidente se mira a la Iglesia Ortodoxa como una parte del aparato del estado pero la realidad es diferente. Rusia es un estado secular y por consiguiente el estado y la iglesia están separados. La Iglesia en Rusia no se mezcla en las cuestiones politicas ni en las economicas. No obstante enfrenta los problemas sociales, trabaja con las personas y las cuestiones trascendentales.

GD: Aquí en Suecia encuentra uno a muchas personas que vienen de las antiguas republicas soviéticas, ¿nos puedes hablar de la emigración rusa en Suecia?

LS: Treinta mil personas originarias de las antiguas republicas soviéticas viven en hoy día en Suecia, pero solamente dieciséis mil son de origen eslavo, que quiere decir nacidas en Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Si uno pregunta en la embajada rusa en Estocolmo cuantos ciudadanos rusos viven en Suecia le responderían que dieciséis mil, no es mucho. En Suecia cree uno que todos los que hablan ruso son rusos. Se hablaba el ruso en las 15 republicas que componían la Unión Soviética. En Rusia hoy hay un gran número de republicas autónomas cuya población es compuesta por otras nacionalidades pero que tienen a Rusia como su hogar por ejemplo los tartaros, jacutios, basquires, y muchos otros y que todos ellos están representados en Suecia. Cuando se escucha hablar ruso aquí en Suecia puede ser esa persona de cualquier nacionalidad.

HPIM6703Estudio de televisión adornado para el programa “Junto al Samovar”. 

La emigración Rusa está representada por l as mujeres que han llegado a Suecia por motivos de matrimonio. Referente a la emigración de mujeres son las tailandesas las más numerosas que las rusas. Las rusas que llegan a Suecia tienen por lo general estudios superiores y se acoplan muy bien a su nuevo país y llegan a tener éxito.

En el año 2003 se creo la Fundación Nacional Rusa de Suecia cuando diez organizaciones se unieron bajo una sola. Hoy contamos con veintiséis organizaciones y dieciséis negocios. La fundación rusa es auspiciada por diferentes fondos para organizar actividades culturales e influir en la integración de los rusos en Suecia. Desde el 2007 tenemos el espacio televisivo “Vid Samovaren” (Junto al Samovar) que está disponible también vía Internet. La fundación organiza también la semana de la cultura rusa en Estocolmo. Todos están bienvenidos el próximo 13 de febrero en Medborgarplatsen al festival “Maslenitsa”. La fundación tiene una página web en dos idiomas www.rurik.se Una parte de la pagina web trata de situaciones difíciles. Tenemos algunos voluntarios tanto suecos como rusos para ayudar aquellos que lo necesiten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada