martes, 1 de diciembre de 2009

Naranjas cubanas en Suecia

Para mi sorpresa encontré hace poco un embace de cantón que contenía jugo de naranja venido de Cuba. Por fuera no se diferencia mucho a los otros miles de refrescos, jugos y aguas minerales de todos los tipos y procedencia que uno se encuentra por dondequiera, aquí en Suecia. Pero esa específicamente procedente de Cuba, con todo el significado que el hecho contiene.

HPIM6804 Yo creo que se pueden contar con los dedos de las manos las veces que uno se pudo tomar un jugo de naranja así cuando uno quiso, cuando uno tuvo sed o cuando a uno le vino a la mente un jugo de naranja. Cuando digo jugo de naranja quiero incluir también los otros jugos y refrescos de frutas que la benévola naturaleza de la isla de Cuba da a sus habitantes. Si, esas frutas que se dan dondequiera, hasta en las azoteas de La Habana, hasta en los lados de las carreteras.

Otra cosa es cuando se vive en una región geográfica que tanto el clima como la tierra no da las condiciones para que esos árboles frutales florezcan y fructifiquen. Una vez una señora sueca de alrededor de 70 años me relataba la gran escasez de alimentos durante La Segunda Guerra Mundial y como se alegraban los niños aquí, después de terminada la guerra, al saber que un barcos cargados con plátanos llegaban a los puertos suecos. Yo le comenté que esa alegría que los niños suecos sintieron con los plátanos entonces es la misma alegría que los niños cubanos han sentido por más de cincuenta años cuando llegan frutas a las bodegas cubanas. Y le continué diciendo que la escasez en Cuba no era por nada que tuviera que ver con una guerra, al no ser la del propio estado por controlar a sus ciudadanos.

El impacto de la cajita de jugo de naranjas es para todos los cubanos el mismo, uno aquí dedica unos minutos a pensar como es posible que llegué hasta aquí y que seguramente falte en Cuba. Aunque este impacto no es sólo para los que vivimos fuera de Cuba ya que los de allá seguramente dedicaran también unos minutos para pensar porque falta aquí para que allá otros lo estén disfrutando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada