miércoles, 8 de julio de 2009

La violencia en China

Los medios noticiosos internacionales informan sobre hechos violentos en China donde se han reportado más de cien muertos. El diario sueco Svenska Dagblade da a conocer en el día de hoy, en la sección internacional que ha habido por lo menos 156 muertos y 828 heridos en las manifestaciones que se han producido en la provincia de Xinjiang al noroeste del país.

La particularidad que tiene ese lugar es que viven alrededor de 8 millones de musulmanes que tratan como el Tíbet de luchar por independizarse de China para fundar una propia nación llamada Turkestan Oriental. El pueblo se llama Uigur y han acusado a las autoridades chinas de haber sido discriminado política, cultural, y religiosamente.


Actividad de solidaridad con Turquistan Oriental (Xinjiang) y el Tibet, Estocolmo finales de los 90.

La cuestión de la independencia se ha complicado ya que las autoridades chinas han ido poblando esa región con chinos han que son los que hoy tienen en sus manos el control de la economía y la política, y de que componen el 40 % de la población de ese lugar. Las autoridades chinas han acusado al congreso mundial uigur que viven en el exilio de haber planeado estos hechos de violencia. Pero los exiliados uigur han rebatido las acusaciones. Este movimiento ha sido calificado de terrorista y de tener lazos con al-Qadia.

Xinjiang es de una gran importancia estratégica para China ya que allí se encuentran las más grandes reservas de petróleo, gas natural y otros minerales del país. China es un país que tiene un gran consumo de combustibles que se hace mayor cada día a causa del crecimiento económico. Las reservas que se encuentran en esta región se convierten en importantísimas y quizá ahí tengamos una de las razones del porque las autoridades chinas reaccionan de esa forma tan agresiva.

Para muchos de los periódicos del mundo no resulta la noticia un hecho importante, ya que lo que domina el panorama informativo es el funeral del Michel Jackson. Por otra parte la noticia no causa el mismo estupor y la misma reacción que causaría por ejemplo si el mismo hecho sucediese en el Medio Oriente. Veremos cuantas manifestaciones de solidaridad con los musulmanes chinos se verán en los próximos días, porque tal como parece cuando se trata de musulmanes todo está en dependencia de que lado ideológico ellos se encuentran, pues claro está que no es lo mismo que muera un musulmán en Palestina a que lo maten en China.

Lo que también llama la atención es que mucho de los videos que circulan por la Internet sobre el caso muestran sobre todo a los manifestantes en actos de violencias. Los mismos se muestran con piedras y palos en las manos, destruyendo con piedras y palos automóviles y negocios. Cuando se ve a un policía, tal como lo muestra la CNN se ve un grupo de mujeres musulmanas tratando de romperle las ropas al cuidador del orden. Se ven también imágenes de mujeres chinas heridas, y como un grupo de manifestantes patea a una persona supuestamente una mujer. Pero nunca se ve una toma de la policía o del ejército que participando en operativos contra la manifestación. Esto recuerda mucho el tratamiento mediático que se le dio a los disturbios que sucedieron en Francia hace un tiempo atrás, en que solo se mostró a los manifestantes y nunca se ponían escena de la actuación de la policía.
http://edition.cnn.com/2009/WORLD/asiapcf/07/07/china.uyghur.protest/index.html

Hoy día puede ser el sueño de la dependencia una quimera que se aleja más y más, ya que la región a causa de las emigraciones tiene una fuerte influencia de chinos demográficamente. Se puede hacer un poco con la historia del oeste americano, en que hubo una colonización que fue sacando fuera a los habitantes originarios. La ayuda del exterior, la ayuda de los otros musulmanes de la región, sobre todo de los islamistas, no es nada real, el islamismo ha visto como dos potencias, Rusia y Estados Unidos, se unen entre otras cosas para combatirlo. La ayuda de occidente y de Estados Unidos parece irreal, pues el movimiento separatista está considerado como terrorista haciéndole perder legitimidad, además, parece que los Estados Unidos no quieren repetir el mismo error que con Afganistán, porque el movimiento anti chino puede convertirse en el futuro en un enemigo mortal, como en el caso de Bin Ladin y la lucha antisoviética.

Todavía se sabe muy poco de lo que ha pasado en la provincia de Xinjiang, los medios que se hacen eco de la noticia reconocen que no hay fuentes independientes que den alguna versión sobre los sucesos. Esperemos que se le ponga fin a la espiral de violencia que se ha desatado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada