sábado, 26 de junio de 2010

Solsticio de verano en exclusivo restaurante de Estocolmo

Ayer se celebró una de las fiestas más importantes en Suecia y quizá en Escandinavia, el Midsommarafton, en español corresponde con el solsticio de verano. Esta es la víspera del día que el sol permanecerá todo el día brillando en el horizonte en las latitudes más al norte del planeta. En Suecia se cambia la festividad para un viernes y así corresponda con un fin de semana, si no es el caso de que la misma resulta ser en un fin de semana. Esta fecha está tiene, lo que se llamaría, raíces paganas, los vikingos celebraban junto con el día más largo del año el retorno a los días que se acortan. A la llegada del cristianismo se inició un conflicto con este tipo de creencias, y en un intento de hacer valer el cristianismo se instauró la celebración del nacimiento de Juan el Bautista. Con el tiempo la festividad dejó de ser una tradición cristiana y retomó su carácter antiguo.

IMG_4596

Por lo general acostumbra a llover y quizás hacer un poco de frío pero curioso que en todo el día no calló una gota de agua y hubo sol como en un día de verano cualquiera. Fue un día perfecto por lo que me decidí a celebrar el Midsommarafton de una manera saludable y relajada, en un jardín restaurante.. Hablo del Hermans trägårdscafé (El jardín café de Herman) en la calle Fjällgatan, número 23B en Södermalm uno de los barrios más exóticos de Estocolmo. El balcón en que cuelga el restaurante sirve de mirador de todo el Estocolmo viejo, las islas de Djurgården, Kastelholmen, Skepsholmen y una vista de la costa de Nacka. Mejor vista de Estocolmo no se puede tener.

IMG_4617 IMG_4659

la mesa sueca vegetariana

Para ser un día de verano con tan buen tiempo el lugar estaba vacío y se podía escoger hacia que vista de la maravillosa Estocolmo disfrutaría uno de su almuerzo. Los alimentos que allí se ofrecen son siempre frescos, vegetales, verduras, pastas y el pan que es producto de la casa. Todos los productos que se utilizan son ecológicos, las especies con que le dan la rica sazón a la comida viene de Sirilanca. Además los dulces que ofrecen para el postre o si uno solo le interesa una merienda son hechos también en la casa. El restaurante tiene una oferta, aquí en Suecia le llaman bufé, de 158 coronas, y por ese módico precio se puede sentar uno a comer todo lo que quiera. También está incluido en la oferta un cafecito para darle el toque final al almuerzo o la cena.

IMG_4625Vista del restaurante y el Estocolmo viejo al fondo

Junto con la fantástica comida y la hermosa vista hay que destacar también el jardín bien acondicionado en donde se encuentra el restaurante. Tiene 150 puestos, las mesas por lo general son un poco rustica. Hay partes del jardín que tiene alfombra de hierba, hay unas tres hamacas en donde se puede uno mecer, si no hay mucha gente, y descansar del almuerzo.

IMG_4634 IMG_4630

presencia de naturaleza y animales

El restaurante Hermans trädgård ha existido ya por mas de 15 años y está reconocido tanto nacional como internacionalmente. Para darle un toque más de exotismo está el restaurante en el sótano del edificio en donde radica La Organización para el fomento de la Salud en Estocolmo. La misma trata de promover un estilo de vida saludable a través de los alimentos bajos en carnes y grasas y que no se hayan procesado industrialmente.

IMG_4655 fuente rústica

Reconozco que muchos de tipos de alimentos saludables a veces sacrifican el buen gusto, ya he tenido otras experiencias en lugares de aquí de Estocolmo que hacen comidas saludables o vegetarianas. Pero en el caso de Hermans trädgår hay que reconocer que hacen un tremendo trabajo ofertando la comida esa tan rica, saludable y en lugar tan bien acondicionado.

1 comentario:

Martha Pardiño dijo...

Respecto a la liberación de los presos de conciencia de la Primavera Negra y presos políticos, opino que "del lobo un pelo", vamos a seguir estas ex-carcelaciones y darle Gracias a Dios que van a salir nuestros hermanoss de las ergástulas de los CAstro, donde no hay esperanza ni vida.
Martha Pardiño

Publicar un comentario en la entrada