sábado, 6 de abril de 2013

En juego colaboración ecuménica por matrimonio de homosexuales

DSCN1210La Iglesia Luterana Sueca ha aprobado desde hace algún tiempo que en sus templos se puedan efectuar matrimonios de personas del mismo sexo. La praxis no es obligatoria para todos los sacerdotes ya que si alguno, por motivos de conciencia, no está de acuerdo de realizarlo tiene todo su derecho de negarse y pasarle el matrimonio a otro sacerdote. El primado de la diócesis luterana de Estocolmo está presidida por una mujer, Eva Brunne, la que mantiene un matrimonio con una persona de su mismo sexo. En este sentido la Iglesia Luterana Sueca lleva una política muy acorde con la del estado sueco, a pesar que Iglesia y Estados están oficialmente separados.

Si bien la Iglesia Sueca, tal como se le conoce, se mantiene a la vanguardia de lo que la modernidad exige, esto le ha sido motivo de fracción de la colaboración ecuménica con la iglesia católica y ortodoxa. En algunas ocasiones las fricciones provocadas por la aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo han llevado al rompimiento de la colaboración, el ejemplo más reciente es el de la iglesia luterana evangélica Mekane Yesus, de Etiopía.

Entre conocidos había escuchado ya algunos comentarios sobre este rompimiento de relaciones, pero no fue hasta que pude ver el periódico “Kyrkans tidningen” (El periódico de la Iglesia), órgano oficial de la Iglesia Sueca, en donde se brindaban detalles del problema entre las dos denominaciones. En la tirada del 21 de marzo del 2013 y en un articulo de dos sendas páginas y con un titular llamado: Mekane Yesus: “Svenska kyrkan har fel syn på homosexualitet” (Mekane Yesus: “La Iglesia Sueca tiene una errada visión sobre la homosexualidad”) se explicaba lo siguiente, que en una carta dirigida a la Iglesia Sueca, desde Etiopía, por la denominación luterana Mekane Yesus, se le informa a la Iglesia Sueca que se rompe toda colaboración con la misma.

IMG_4239Eva Brunne, casada con una una mujer sacerdote luterana, es la cabeza de la iglesia sueca en Estocolmo.

En el articulo se describe que con anterioridad a la Iglesia Sueca se le hizo llegar de forma verbal la decisión de Mekane Yesus, lo que los suecos exigieron que las razones se expusieran en un papel por escrito. Una de las razones que se expusieron y que salen publicadas en el artículo tienen que ver con el matrimonio de personas del mismo sexo, al cual se le considera en confrontación con las enseñanzas de la Biblia y que va en contra del plan de Dios. Además, exige, que las iglesias que han ordenado sacerdotes homosexuales reconsideren estas ordenaciones.

Esto significa que las dos iglesias, tanto la evangélica de Etiopia como la luterana de Suecia se excomulgan entre ellas. Desde ese momento ya nada tienen en común. En el artículo se resalta que la iglesia Mekane Yesus no sólo ha roto con Suecia sino que también y por lo que parece por iguales motivos con iglesias luteranas en Estados Unidos, lo que crea un grave conflicto a nivel de la federación mundial de iglesias luteranas.

Bien parecería un conflicto que sólo concierne a luteranos más liberales y otros más apegado a la tradición, pero no, las tensiones que genera la teología liberal van más allá de las fronteras de las denominaciones. Aquí puedo citar el ejemplo el encrespamiento que suscita en la iglesia ortodoxa rusa ante la expectativa que vive la iglesia anglicana por la aprobación o no de permitirle que las mujeres sean ordenadas como obispos. En un artículo que salió publicado en el sitio Web St Elias Today, se informa que el encargado de relaciones internacionales del patriarcado de Moscú, Metropolitan Hilarion, ha advertido al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, sobre las ordenaciones de obispos mujeres. Más que una advertencia es esto una prueba del poder y la influencia que va adquiriendo el patriarcado de Moscú entre las otras iglesias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada