lunes, 25 de julio de 2011

Noruega: radicalismo y terrorismo

El acto terrorista junto con la masacre que se ha producido en la isla de Utoya no nos dejan salir de la consternación y la sorpresa. El número de victimas, que no es preciso por el momento, se cuentan en alrededor de 76 personas. Por otra parte, los daños ocasionados por la explosión de la bomba han sido tan cuantiosos que han inutilizado las oficinas gubernamentales noruegas. El hecho por sí mismo es condenable y merita todo el desprecio universal.

PICT2946Entrada del Råd Hus, edificio que sirve de sede al gobierno de la provincia de Oslo. 

A Noruega junto con los países nórdicos se les considera como lugares seguros y es que históricamente, sobre todo desde el término de la Segunda Guerra Mundial, no se han visto los mismos envueltos en ningún conflicto que los afecte directamente en su territorio. A esta seguridad ha contribuido la bonanza económica sobre todo de Noruega con sus yacimientos de petróleo.

PICT2974 Policía noruega ecuestre .

Otro elemento que ha variado es la homogenidad etnico religiosa, que  ha cambiado con la llegada de ciento de miles de emigrantes buscando mejores condiciones de vida en una y en otras refugio huyendo de la persecución política o las guerras.

 PICT3508 Vista de la exuberante naturaleza en los alrededores de Oslo.

Algo similar ocurrre en Suecia, una muestra de ello es políticas de multiculturalidad y la llegada de los musulmanes han encrespado a más de un celoso nacionalista. Los partidos considerados como de extrema derecha comienzan a ganar terreno en el espacio político nacional, Suecia es un ejemplo de ello con la llegada al parlamento del partido Sverigedemokraterna (Demócratas Suecia), con un fuerte contenido ideológico nacionalista. Otro tanto ocurre en Noruega con el Fremskrittspartiet (Partido del Progreso) del que el mismo Anders Behring Breivik era miembro y el abandonaría por no ser la organización lo suficientemente radical.

El enfrentamiento de  los extremos nacionalista con el Islam alcanzaron su punto más alto en las tensiones tuvieron su punto más alto con la publicación de las caricaturas de Mahoma por el periódico danés Jyllands-Post a finales del 2005, caricaturas reproducidas en otros medios escandinavos como la revista noruega Magazinet. En Suecia se dejó sentir la tensión del conflicto cuando se cerró la página web del partido Demócratas de Suecia por el gobierno socialdemócrata por publicar las caricaturas. Otros hechos que han encendido el debate sobre el Islam en Suecia son las caricaturas que presentan a un perro con la cabeza de  Mahoma hechas por Lars Vik, y furor que levantó un pastor evangélico, Runar Sögaard, al afirmar que Mahoma era un pedófilo.

http://2.bp.blogspot.com/_n7RltmTdk-g/S9mkfes9bkI/AAAAAAAASZ8/TZd8FpP2--8/s1600/Osama+Bin+Laden.jpg

http://www.resume.se/_internal/cimg!0/mc1fhehx0csro0ljv2dcmizwo3kc9kl/Anders%20Behring%20Breivik.jpeg

Osama Bin Laden y Anders Behring Breivik: dos polos de un mismo fenomeno, fundamentalismo

El problema del terrorismo tampoco es nuevo en Escandinavia, en el mes de diciembre pasado Estocolmo, la capital de Suecia, viviría un hecho sobrecogedor cuando una bomba, portada por un terrorista islámico, detonaría a pocos pasos de una transitada calle.

Noruega fue avisada por los servicios de inteligencia norteamericanos de la posibilidad de un acto terrorista por parte de grupos de extrema derecha, como los que ya ha vivido  Estados Unidos, recordemos lo pasado en Oklahoma City en 1995. Se le recomendó a Noruega que monitoreara a estos grupos. Esta información aparece en uno de los cables que se publicaron en Wikileaks.

En la prensa europea se ha criticado mucho la actuación de las fuerzas de seguridad noruega y de la policía por no actuar con la suficiente rapidez. Todavía faltan información sobre los detalles de los hechos, la  aun no ha hablado del vehiculo usado para transportar el explosivo, entre tres y seis toneladas se afirma pesaba el mismo, ni como pudo llegar a la isla de Utoya con tanto armamento y munición que a juzgar por el tamaño no cabe en el bolsillo de un pantalón de policía.

Ese fenómeno no es nuevo en la historia, lo tuvimos en el intento de golpe en Munich en 1923, encabezado por el líder del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán, Adolfo Hitler. Además, se repitió en Santiago de Cuba en 1953, en el asalto al cuartel Moncada, por el movimiento encabezado por otro nacionalista: Fidel Castro.

El acto terrorista en Oslo y las ejecuciones de la isla de Utoya es un llamado de atención para todos. Muy bien se puede hacer un paralelo con los sucesos del 11 de septiembre 2001, cuando terroristas islámicos cometieron los actos terroristas suicidas contra Estados Unidos, lo que desató interés por el Islam radical. También los sucesos de Oslo pueden llamar la atención de sobremanera de los grupos extremos nacionalistas, desde Francia a los Urales. Preocupante es el tratamiento mediático que sobresalta la persona de Anders Behring Breivik; cuya consecuencias pueden ser semejante al resultado del tratamiento mediatico que se le dio a Bin Laden tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos; regalandose así  al radicalismo nacionalistas el líder carismático  que obtuvieron sus pares musulmanes en el ícono Bin Laden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada