domingo, 12 de septiembre de 2010

Materialismo metafísico: la marca de identidad de la nación del Exilio

El exilio cubano cuenta con una larga tradición si se cuenta como se gestó en medio de las controversias políticas con el régimen español en el siglo XIX, teniendo como bases de asentamiento del mismo el sur de la Florida, contando con Tampa y Cayo Hueso son los sitios emblemáticos de aquel exilio. Durante las situaciones de inestabilidad política que existieron en el periodo llamado republicano sirvió los Estados Unidos también como sitio de emigración de los cubanos. Todas estas emigraciones tuvieron un carácter transitorio a diferencia de la que vendría a partir de 1959 que adquiere un sedimento fijado principalmente en la ciudad de Miami.

http://www.baldoralumni.com/marti/martientampa.jpgExiliados cubanos en Tampa junto a José Martí

Con el tiempo este último exilio ha servido para la germinación de una nueva nación. Mucho se ha discutido sobre el tema de que si es una nueva nación la que conforman los cubanos en el exilio o hay una continuidad que une a tanto cubanos dentro de la Isla como los de fuera.

Lo que habla a favor de que es una misma nación son los símbolos religiosos en el caso de los creyentes en la fe católica, la identificación de algunos con los símbolos del estado cubano: la bandera, el escudo, y la lengua. En la mayoría de los casos se mantienen vivos los vínculos familiares y los recuerdos de los lugares en donde se nació y creció. Como los que salieron de muy pequeños o los que ya nacieron fuera, si no ven a Cuba como una cosa lejana, entonces se asimilan, por la presión del medio hacia ser americanos o dependiendo del país donde se encuentren.

Estas son las bases fundacionales de la otra nación que tiene su lugar de asentamiento en la ciudad de Miami. Las experiencias de los jóvenes de padres cubanos que crecen en Miami no son las mismas que la de los jóvenes crecen en Cuba. A lo largo de estos años de comunismo se han creado estructuras de trabajo y estudio en Cuba que han marcado la idiosincrasia y la mentalidad de los cubanos, como por ejemplo las escuelas en el campo, el racionamiento de los alimentos y las ropas, los trabajos llamados voluntarios, la actitud represiva a los jóvenes de parte del sistema, el problema general con el transporte y la falta de libre expresión entre otras. Todo lo contrario vive un hijo de cubano en el exterior, en especial en Miami, el cual por mucho que se esfuerce nunca llegará a interiorizar una vivencia como esa.

El intelectual exiliado Manuel Prieres define a la otra nación.

Así y en estos cincuenta años ha crecido otra nación de la nación cubana. Este fenómeno no es difícil de entender si uno mira lo sucedido sobre todo con la emigración española a Cuba que aunque los contactos familiares y los vínculos con ese país se mantenían fresco hubo una ruptura que desembocó en lo que llaman la nacionalidad cubana.

Esta ruptura en el español que llegó a Cuba tuvo un proceso de largos años y las causas fueron múltiples. A diferencia de la ruptura que se crea en el exilio en Miami, al que le obligan a romper con el conducto que lo une a su Isla de origen. Así se van paulatinamente quedándose fuera de los eventos de la Isla y asimilándose en otro contexto que con el devenir de los sucesos en el espacio que antes fue nuevo y ahora hace suyo, y del tiempo que lo va despegando del contexto originario, crea un fenómeno que muy bien puede llamarse nación.

El intelectual y exiliado cubano Manuel Prieres hace una ilustración del fenómeno de la nacionalidad del Exilio. Prieres ha desatado una debate con el grupo musical contestatario “Los Aldeanos” por que según él este grupo ha declarado entre otras cosas que es revolucionario y que el Exilio de Miami no tiene merito pues la candela está en Cuba.

Lo más importante aquí es que Prieres afirma que el exilio de Miami es una nación fuera de la Isla, esto significa para él “un conglomerado humano unido por la lengua, las tradiciones, las costumbres y todo un largo tiempo que añeja una sociedad.”

El Miami exiliado, según define Prieres, es una nación fuera de la Isla, y el problema de los Aldeanos es que ellos como bien afirma Prieres se han metido con la nación cubana fuera de la Isla. Es decir, que se ha concretizado un proceso de creación de dos nacionalidades.

Uno se puede pregunta donde se encuentran los elementos distintivos que identifican a una nación y la diferencian de la otra. Por una parte tenemos el elemento ideológico que aunque en esencia tienen un mecanismo parecido aparenta en su expresión ser diferente. Si pasaramos del nivel ideologico al nivel ontologico entonces podríamos ver mejor que es lo que constiuyen las diferencias entre las dos naciones. La de la Isla es claramente una nación marcada por el materialismo dialéctico del marxismo, mientras que la nación del exilio viene marcada por el materialismo metafísico, que acentúa el pragmatismo materialista.

Estas diferencias en cuanto a concebir la realidad se manifiestan en la disidencia que toman cuerpo en grupos como los “Aldeanos” y otros muchos más. Grupos que toman distancia de la oposición política, en que el mensaje no es el de alcanzar un cambio politico, sino un cambio en la manera de pensar de la gente. La necesidad de un cambio en las mentes es la condición para salir de la actual situación en que se encuentra la nación de la Isla y será la garantia para que en el futuro no se repitan los errores que han llevado a la nación de la Isla a llevar sobre sus hombros 50 años de comunismo con todo el sufrimiento que esto ha significado. Los aldeanos han logrado formular una de las expectativas de la nación cubana en la Isla en su canción “El gusanito Aldo” que en una de sus partes dice:

Mira yo no quiero ser líder de nada
ni quiero que nadie cambie de puesto
yo lo único que quiero
es que se nos entienda y se nos respete
esto propone una revolución de pensamientos
ors operación de recuperación de sentimientos
a caso la locura se parece a la sinceridad
o a caso la cordura es sinónimo de miedo
esa te la dejo de tarea
gusano eres tu mi hermano
déjate de falta de respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada