sábado, 4 de septiembre de 2010

Institucionalización de la autocrítica en Cuba

El programa de Oscar Haza presentó en Miami el documental cubano “!Hogar, dulce hogar!” de los realizadores Hansel Leyva y Christian E. Torres, premiado en la reciente edición de la 9 Muestra Nacional de Nuevos Realizadores, ICAIC 2010. El corto muestra la dramatica situación en que se encuentra muchos de los monumentos históricos en la emblemática ciudad de Guanabacoa. El deterioro de muchas edificaciones o la destrucción total de las mismas, monumentos de un gran significado histórico que se han abandonado en las manos del olvido y el abandono.

http://www.cubacine.cu/muestrajoven/imagenes/cartel9.jpg

Afiche de la Muestra

Los invitados del programa de Oscar Haza fueron Alejandro Ríos, presentador de “La Mirada Indiscreta”, y José Antonio Evora, quien es periodista y crítico de cine. Los mismos se concentraron en su análisis en las imágenes de deterioro que muestra el documental.

Alejandro Ríos considera inconveniente el titulo del documental “!Hogar, dulce hogar!”, que muestra mas que todo la destrucción de una ciudad de gran significación. José Antonio Evora, por su parte, considera que ese deterioro no es sólo de La Habana sino de toda Cuba. Los panelistas hacen un llamado atención al contenido del documental, pero pasan por alto el contexto en que se gesta el documental mismo. El régimen de La Habana está permitiendo una autocrítica desde hace algunos años, y que se extiende cada vez más llegando a oficializarla a travez de premiar a estos documentales.

Programa de Oscar Haza.

José Antonio Evora no pasa por alto está realidad cuando considera que es curioso como un altísimo por ciento de las artes que se están produciendo en Cuba están dedicándose a documentar la caída y casi virtualmente la desaparición progresiva de lo que era ese país. El cine oficial, dice también Antonio Evora, muestra esta situación de destrucción progresiva de la ciudad en el filme Suite Habana, del realizador Fernando Pérez. Aunque Antonio Evora no profundiza en la autocrítica que va creciendo y institucionalizándose de alguna forma en los estratos del régimen cubano.

Esto no contribuye a que los televidentes de Miami estén al tanto de la realidad cambiante del sistema que dejaron en Cuba. Por consiguiente se escamotea que en Cuba hay un movimiento de cine crítico al sistema alentado e impulsado por el mismo sistema. Un sistema que ha creado un espacio para la autocrítica que es importante tener en cuenta a la hora enfrentarnos a él.

La revista Jiribilla, como ejemplo de lo anterior dicho, revista de tendencia oficialista radical, dedicó un articulo a la 9 Muestra Nacional de Nuevos Realizadores del ICAIC. Entre ellos destacó al documental “!Hogar, dulce hogar!”, que según la Jiribilla, el jurado de SIGNIS le otorgó su galardón porque el mismo muestra el tratamiento del deterioro de los lugares prominentes de la Habana, en especial el centro histórico de Gauanabacoa.

No solo la visión critica del deterioro de la ciudad sino el del estado de instituciones estatales cubanas como lo son los CDR. El documental “Que me pongan en la lista”, cortometraje realizado por los alumnos del ISA, describe con imágenes el funcionamiento de esa organización de masa. Documental que ganó mención en su género en la 9 Muestra Nacional de Realizadores del ICAIC.

Vale destacar la reseña del festival que se realizó por la revista Palabra Nueva, de la Arquidiócesis de la Habana. El autor del articulo curiosamente considera que la Novena Muestra es una de las pobres realizadas hasta el momento.

Si la creación cinematográfica en Cuba ha sido una puerta que la crítica ha encontrado, el ICAIC ha servido en su medida como fuente de información sobre el mundo exterior, que vale recordar estaba vedada a la mayoría de la gente. Recordemos el programa 24 x segundo de la tv cubana, en donde se accedía al conocimiento de la existencia de muchos filmes americanos e internacionales, programa que estaba bajo la conducción de Enrique Molina. Otros programas que ayudaron a escapar del encierro cultural fueron la Tanda del Domingo, en donde se rompió en cierta manera el bloqueo cultural que sometía a Cuba internamente.

Entrevista con Enrique Colina

La creación cinematográfica del Exilio no alcanza repercusión, al no ser figuras como la de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, realizadores de “Conducta Impropia” y “Nadie Escuchaba”. Tanto el cine como la cultura en general ha sido uno de los aspectos que se han descuidado en el Exilio habiendo recursos para ello.

http://www.photos-films.com/flm/aff/orig/102/Mauvaise-conduite.jpg

No hay que perder de vista la apertura que se está produciendo en la Isla y como se está proyectando esta autocrítica que el régimen comienza no sólo a permitir, sino a institucionalizar de alguna manera. Todo esto un gran desafío tanto para los disidentes dentro de Cuba como el Exilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada