martes, 25 de agosto de 2009

Fidel Castro: Para que no me olviden

Parecía que la imagen del comandante iba a morir en el año del cincuenta aniversario de la Revolución. Por eso ha sido necesario que la imagen que parecía caer en el olvido, resucitara, cuando hace unos días atrás se mostrara un video con jóvenes venezolanos graduados de abogados, segunda promoción Fidel Castro. Varios hechos históricos y acontecimientos sociales y culturales hicieron recesar las noticias sobre el comandante.

Por una parte en Miami los medios de prensa suplantaron el cuasi culto que tienen a la figura de Fidel Castro con la historia del amorío del padre Alberto en la playa. Si un merito hay que darle a este ex clérigo católico es que logró sacar de los espacios de la media de esa ciudad al vetusto gobernante cubano. Mucha gente estaba de lo más contenta que se les diera un receso al comandante en las pantallas y las páginas de los titulares de los periódicos.

Otro hecho es la actuación de los Juanes en la Habana. Esto desenfoco aún más la presencia del anciano regente de la atención de los cubanos en el exterior, especialmente en Miami. La expectación que se ha creado con los Juanes se parece mucho a la que creo el cantante venezolano Oscar de León en el año 1983, que en gran medida echo a un lado la presencia del comandante, al menos entre los cubanos de la Isla con los aires refrescantes de su música.

 

Pero por si fuera poco la atención latinoamericana se desvía de Fidel Castro gracias a uno de sus más cercanos aliados, el dispuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya. Con su “Bahía de Cochinos” a cuesta ha sobrevolado Zelaya casi todo el hemisferio robando cámara. Ya casi no quedaba espacio para hablar de otra cosa que no fuera de Zelaya, al no ser la atención que centró las torpezas cometidas por Chávez en Honduras.

Juntos, el padre Alberto, Zelaya y los Juanes, le han quitado al pobre Fidel el lugar que se le reservaba en la media, al menos por un tiempo. Pero hay alguien interesado en que el comandante retorne a los lugares de siempre y este video es un intento. Bueno, en cierta manera se ha conseguido una verdadera expectación con la aparición de Fidel, pero vale la pena preguntarse a quienes esta aparición va dirigida.

Claro está que en primer lugar al epicentro anticastrista de Miami junto a los románticos castristas. Talmente parece que el principio detrás de la consigna de “el Che vive” se está usandose en cierta manera en la figura del comandante. Claro está, no como una consigna constituida en palabras sino como una expresión grafica, para recordar que “Fidel vive”. Lo que no deja claro este video, como los anteriores videos y muchas de las fotos que andan rodando por ahí, es su autenticidad.

Hay detalles del video que no deberían pasarse por alto como la dificultad que muestra Fidel Castro de articular las palabras. La mandíbula inferior parece como pesarle y los dientes de esa mandíbula aparentan moverse al esforzarse Fidel para proferir alguna palabra. El contenido de algunas de las palabras es inconsecuente, en una parte del video y dirigiéndose a los graduados venezolanos dirá:

Lo primero es la lucha por la independencia, y que no somos libres y nadie tiene derecho a pisotearnos y nadie tiene derecho sobre la soberanía de la patria bolivariana y martiana donde está tan pisoteada, ocupada, eso se puede demostrar, matemáticamente se puede demostrar.

Un poco desconcertante es la imagen que el realizador pretende dar de Fidel Castro. Un hombre abatido por la ancianidad, con dificultades en el habla, y lo más importante, un anciano que sucumbe ante la demencia y lo lleva a decir cosas incoherentes.

Fidel dice en una parte del video “que no somos libres”, a lo que cabe preguntarse si el realizador está interesado en afirmar que en Cuba no hay libertad. Pero si no es así, ¿por qué Fidel afirma que todavía no somos libres en Cuba? Entonces, ¿quién puede explicar qué es lo que se ha hecho en estos cincuenta años?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada